Alfonsina y el mal

La artista uruguaya Alfonsina Álvarez editó recientemente su primer disco, “El bien traerá el bien y el mal traerá canciones”, que difunde en las salas de la capital y el interior del país, mientras ya trabaja en el próximo fonograma.

ALFONSINA es una de las más recientes jóvenes voces femeninas for export del país, que experimenta sin prejuicios ni preconceptos su trabajo creativo. Con espíritu libre, ecléctico, original, despliega su música guiada estrictamente por la inspiración, logrando nuevas formas en un canto seductor. Intercambiamos con la songwriter unas palabras para conocer un poco más sobre su arte.

Muy bueno y original el título del disco, y parecería acertado, pasa mucho en el arte eso de “el mal” y “el dolor” como fuente de inspiración involuntaria ¿no? Por ahí viene el porqué del nombre?

El nombre viene de una reflexión anterior al disco y luego conceptualmente se unió a él. Es una forma de justificar ese dolor con el afortunado cambio que trae a su través. Realizar éste primer álbum fue una fuente de aprendizaje intensa e importante. Fue todo menos fácil. Tanto a la hora de entrar a un estudio como la experiencia humana y profesional que un primer disco conlleva. Alguien me dijo que el primer disco se graba y el segundo se hace. Ahora creo que eso es cierto, y que todas las peripecias nos arman de templanza y mayor sabiduría no sólo a la hora de hacer música. Que el mal siga trayendo…

¿Cómo fue la producción del mismo y cómo la describirías a nivel conceptual y musical?

El concepto de sonido que quería para éste disco era sumamente orgánico, capturar el espíritu de un concierto en vivo. Es un disco retro de alguna manera. Formas de canciones y sonidos antiguos (si es que puedo llamar antiguo a algún sonido en ésta era de simultaneidad que trae internet) con un nuevo concepto letrístico. Juan Branaá grabó el disco, orientado por Max Capote que bastante experiencia tiene en lograr éste tipo de estética. Con las bases del disco hechas entré al estudio de Cardellino con quien trabajamos detalles que fueron desde la participación de invitados hasta cambiar enteras estructuras de las canciones.

Tenés una forma original de cantar y desarrollar la canción, y se puede ver en tu Face una gran diversidad de influencias, ¿te propusiste de alguna manera este estilo original, propio, o fue saliendo de acuerdo a tus creaciones?

Las canciones me indican el camino, me debo a ellas y no hago esfuerzo por domarlas. El estilo es que no hay estilo, es un libre camino de experimentación que habilita a las canciones a ser honestas y a no deberse a más que eso.

Estas defendiendo este primer disco, pensas ya en el sucesor? ¿Cómo ves el medio cultural hoy como para el desarrollo del músico y compositor?

El segundo disco va a demorar muy poco en llegar. Aún no comencé a grabar pero las canciones están compuestas y esperando que les abra la puerta… Pienso que estamos en un momento de Montevideo maravilloso, repleto de propuestas artísticas y su público abierto y sensible que lo habilita. Tengo fé en los frutos de éste momento en especial.

¿Qué planes tenés para el desarrollo del segundo semestre del 2014?

Por ahora sin más planes que los habituales: tocar, aprender, cambiar.

 

Entrevista: HER!
Foto: Karin Topolanski