Hoy en Baudolino café tocan los Herz

Esta noche a las 21.30 hs en Baudolino café -Emilio Frugoni esq. J.E.Rodó- toca la banda uruguaya Herz, en formato íntimo exponiendo su cancionero. Conversamos con Cecilia Torres, cantante, guitarrista y compositora del grupo.

HERZ significa corazón en alemán, nos contó Cecilia, “además de otros desgloses que se pueden hacer de la palabra que tienen que ver con la frecuencia de sonido, Her como referencia a lo femenino, y así”. Surge la banda “como un dúo de amigas que cantan desde hace mucho, cada una con sus proyectos pero siempre compartiendo la música en cualquier instancia de encuentro” . Se confiesan “bastante eclécticos en gustos musicales”, y con “influencias notables” que pasan por el rock argentino, aunque auguran un camino por “otros géneros como la electrónica y el blues”.
Nacieron en 2015, describe Torres (también periodista y comunicadora, que colaboró con su pluma para HER!), que cuenta con una dulce y privilegiada voz: “Kayola me invitó a acompañarla con mis canciones en un toque al que la habían convocado y así empezamos a adaptar las composiciones que había creado cada una en un formato dúo. Así surgieron más presentaciones en casas culturales y algunos boliches y empezamos a ensayar cada semana”. Luego -continúa- “sobre fin de año nos llega una invitación de Los Quietos, para telonearlos en BJ. Cosa que nos pareció muy divertida e interesante y a la vez un gran desafío. Así que emprendimos el viaje porque la oportunidad era genial. De no habernos tirado al agua, nunca hubiéramos conocido a Fernando Díaz, baterista de Los Quietos, que nos propuso esa misma noche empezar a tocar con nosotras. A lo que le dimos un indudable SI, porque era exactamente eso lo que nos hacía falta”. Así, ensayaron dos veces con él en verano y “para cuando volvimos de las vacaciones, Fer invitó a Santiago para incorporarse como bajista. Desde el inicio fue muy espontáneo el encuentro de los cuatro, pegamos buena onda enseguida, y hubo un deseo colectivo de crear algo juntos”. Y así llegan a Baudolino.

Con el “objetivo número uno por excelencia” de divertirse y pasarla bien “desde los ensayos hasta el mejor escenario al que podamos subir”, confesó Cecilia, no vive ninguno de la música, pero sí “de lo que ella nos da como vehiculizadora de emociones, expresiones”. Proyectando así con este combo cuasi perfecto, un objetivo natural para toda banda: seguir tocando, compartiendo música y componiendo, para “seguir aprendiendo con la música” y generar momentos de fiesta, como los de esta noche imperdible por el Parque Rodó.