Sobre una noche de verano en el Paullier

Molina y los Cósmicos junto a Laura y Los Branigan dejaron en Paullier y Guaná un montón de temas de sus últimas producciones, en una noche de verano perfecta.

Molina y Los Cósmicos vinieron desde Castillos en carretera, en su camino. Con lo naranja del sol cayendo, con esa brisa leve que entorna los ojos, con “El ruido del mar”, “Gallos de Kentucky”, y el contorno verde de los árboles de los costados del camino armando la costa. “Pequeñas cosas”. Y fue toda una reminiscencia sucesiva empapada en un folk empático instantáneo, con dejo retro, melódico, latino, español, concentrado en una personalidad cósmica llena de cometas y asteroides multiestelares. Por eso viajan ahora a Austin, a la SXSW, después de encantar en radios de Seattle.

Laura y Los Branigan apostaron como siempre al vuelo. Y la canción carreteó lindo bajo los rasgueos de Gutman, con los ojos bien abiertos y las antenas predispuestas, directos a la acción. Breves palabras entre tema y tema, un puñado de ricos sabores; y despertó, era obvio, movimientos contorneados envolventes como devolución del público. En ese clima que surge, se busca, y reina, en estas noches climáticas de verano.

 

Crónica: Marcelo Reyes
Foto: L&B