Chau 2013 !

Un nuevo año culmina cargado de música, arte, bandas y artistas produciendo discos y canciones como nunca. El arte, al igual que el futbol, va imponiendo en Uruguay su marca y presencia.

Hoy es ROCK! intentó acompasar el fértil proceso creativo a lo largo del año, destacando bandas nuevas, reseñando shows o canciones y entrevistando a los artistas uruguayos que demuestran cada vez con mayor profesionalidad la altura artística que está alcanzando nuestro medio, para sorpresa nacional e internacional (No es casual que entre las bandas más importantes de Argentina estén La Vela Puerca, No Te Va Gustar y el Cuarteto de Nos).

Seguimos indagando retóricamente sobre el arte, fortaleciendo lo artístico del rock y su parentesco con las demás bellas artes universales, encontrando perfectas síntesis desarrolladas por hermosas definiciones que no hicieron más que confirmar la esencialidad del arte en nuestras vidas.

Para finalizar el año recordamos a modo de síntesis, algunos encuentros e intercambios con grandes artistas uruguayos, parte de algunas reseñas, y frases magistrales sobre el arte.

TRAFICO. Unificación de criterios…
Claro, es difícil estar todos de acuerdo. Si no hay éxito te calentás. Si hay, te calentás, es muy fácil que se den los choques. Y sobre todo en el principio en que se afianzan las relaciones. TRÁFICO en general nunca tuvo problema porque cada uno siempre tuvo su lugar. Se formó no como una banda de amigos que hacen música sino que empezó siendo un proyecto, nace de un proyecto anterior llamado TRIP, que era más bien música instrumental que hacíamos en la primera formación con Fede Deutsch, con el Duke, que después se alejó y vino Nandy Cabrera, el Topo y yo. Y éramos más bien un grupo que hacíamos música con toques electrónicos, y mucha salida de la máquina, el saxo y la guitarra. Y ahí sucedió que en un momento, en una de las melodías del saxo se me ocurrió ponerle una letra, la grabé, y a partir de ahí empezó a funcionar otra cosa. Y justo nace TRÁFICO en un ciclo que había hecho Campodónico ySupervielle en la Zavala Munis. Nos escucharon, y querían que tocáramos ahí. Y claro, ahí teníamos que buscar músicos, ya habíamos empezado a grabar las canciones, y en vivo tenes que hacerlas. TRÁFICO tuvo una cosa particular, a partir de los noventa –las bandas en general- empezaron a irse a lo electrónico, y nosotros empezamos desde lo electrónico y nos fuimos yendo y alejándonos hacia lo orgánico, y ahora tenemos, yo que sé, contrabajo con arco, acordeones, mandolinas, guitarras, piano, todo tipo de instrumentos. Yo que toco el saxo, ahora empecé a tocar el clarinete, y tiene eso. No nos asusta la electrónica, nosotros la usamos en su medida, en la medida necesaria, así como todo lo que se pueda hacer en vivo… Pero bueno, justo ahora estamos muy copados de volver a tocar, que es lo que más nos gusta, y tocar los temas nuevos es un incentivo impresionante, te sentís más vivo, es como si la banda estuviera más viva. 

MONTGOMERY. Hoy creo más que nunca que el arte es una herramienta fundamental para poder conectarnos con nosotros mismos y entre nosotros. La verdadera naturaleza de la música es generar este vínculo.
En un mundo en el que cada día tenemos por diversos motivos, menos tiempo para dedicarnos a nuestra salud emocional y espiritual, se fortalece la necesidad de la presencia de arte en nuestras vidas.
Para mí entonces lo más importante en mi rol de artista es crear y fomentar espacios y circunstancias en los que las personas puedan conectarse profundamente con sus sentimientos. Cada día que pasa me doy más cuenta de que mi forma como artista es la de concebir nuevas ideas, desarrollar nuevas herramientas y materializar esto en espacios que se compartan abiertamente. No siento ser solo un compositor que se retira durante unos meses para crear un nuevo álbum y luego ver cómo viste sus conciertos con imágenes y colores. Para mi es un todo, el porqué, quienes, cómo, cuándo, dónde…Esta mecánica me obliga a desarrollar mi creatividad no solo como compositor sino como director. Esto implica muchísimas cosas, incluso el área como productor. Es la concepción y materialización de algo integral. Por eso generalmente no se dá un calendario en el que me pueda dedicar a solo crear música y luego producir el show. Como todo está ligado, una cosa da lugar a otra, y por lo general como los tiempos y la energía son muy acotados tengo que distribuirme entre ese todo. Pero claro que se crean nuevos temas.


BLUR en Uruguay. Con el cumplimiento del set que vienen desarrollando en gira, Girls and boys quebró elfreezer de espera con todas las voces bailando de inmediato la histórica canción de los noventa, levantando al público hasta hacerlo enloquecer. Y así siguieron, alternando románticas melodías con poderosas demostraciones de duro rock, que envidiaría cualquier banda de punk y hardrock internacional, pasando por inolvidables como “End of a Century”, “The Universal” hasta el final explosivo a todo grito Woo hoo!

BUENOS MUCHACHOS en el Solís. Ensueños abrió con una poesía saltarina y el mágico momento de una exaltación gozada. Cajita de música que despedaza. Focos relámpagos con voz oscura de diente apretado. Porque la voz sonaba, como luz negra a la oscuridad que ilumina lo claro. Con una batería y un bajo que gozaban y marcaban puntillosos pero firmes el ritmo de lo que de allí en más sentiríamos. Piano de cola de rojos y blancos, garganta carrasposa que llega más de lo que al hablar apostarías, y no a lo alto o a lo bajo sino al esternón todos y desgarrarnos en naranja. Por si a alguien le quedaban dudas de dónde estaba el esternón. Asistimos a un cementerio y la luna estaba adentro con nosotros, intentando abrir algo, y por suerte tuvimos suerte. Gracias a una tormenta eléctrica de luces y notas en las pantorrillas como si alguna vez hubiera venido Bauhaus a despertarnos.

Otras artes

GUSTAVO FERNÁNDEZ. Y la academia es buena, se aprende mucha cosa, cómo resolver la parte técnica, que es fundamental. La gente ahora no tiene técnica ni oficio, hasta para destruir en el arte se requiere de oficio, mirá Picasso. Pero la academia tiene mucho precepto y reglas que no se pueden romper, o que hay que respetar, y yo me crié artísticamente con el: “ésto no se puede, éso no se hace” en términos técnicos o formales. Pero la investigación requiere de romper con las barreras, la irreverencia en la búsqueda artística es necesaria, pero no irreverencia al pedo, sin sentido, por moda...espíritu de investigación por la curiosidad y necesidad de llegar a lugares desconocidos en uno mismo… El surrealismo con Dalí de la mano me sumergió como Alicia en el país de las maravillas, el poder concientizar todo ese mundo que en cada uno es diferente pero que a la vez está unido al mundo de otros a través de los símbolos, el automatismo como herramienta, la surrealidad. Creo que hoy por hoy vivimos al final un mundo muy surrealista, en lo político, en lo social ni que hablar, en todos los órdenes de la vida justamente se desordenó, y por lo tanto se mezcla todo recreando una realidad más fuerte que la virtual.

FERNANDO TOJA. …Si tengo la certeza que el arte aporta realmente a una mejor sensibilidad. Y por ende a una mayor conciencia de ser. No hay mayor arte que el trabajo con uno mismo. Ser mejor persona, cuesta mucha creación y entrega desde y con uno mismo. Generar un pensamiento propio, fuera del rebaño. Nos necesitamos y eso es un arte… El teatro uruguayo es conmovedor. Ver que generaciones enteras han dado parte grande de sus vidas de forma anónima, silenciosa, para crear espacios y sueños para que otros sueñen. Y ver que nuestro teatro se afianza con propuestas diversas, nuevos artistas, y se sigue, y se sigue, con una pasión que ninguna razón puede explicar. Es admirable. He vivenciado el teatro con mucho placer, también obsesión, postergaciones, he conocido a grandes seres, y he aprendido mucho, desde que fui un estudiante de teatro, hasta dando clases, dirigiendo y actuando. Es cierto también, que se deja mucho en este oficio, y puede pasar que perdés conciencia de tu propia vida que es mucho más importante que tu rol de creador. Como siempre es una cuestión de equilibrio y de opciones.