NO SOMOS NADIE

"El mutante pasa a ser el mismo hombre, y el experimento cada vez cobra más vida sobre nuestras vidas..."

"...que cargadas de furia, rabia, velocidad e incógnitas, van descifrando lo indescifrable, la vida…nosotros seguiremos mutando sobre esta tierra, que hoy nos regala haberla mutado junto a ustedes”. NO SOMOS NADIE se identifica con estas palabras escritas en “Delirios”, un folletín que se reparte en sus recitales, con poesías, reflexiones y pensamientos de la gente que los sigue. Mutantes. Transformadores. Intensos. Experimentar un show en vivo de esta gente, inevitablemente moviliza, algo muta en uno, instantáneamente. Desde el vamos, la adrenalina. La imponente inyección energética que transfieren, sensiblemente poderosa. 

Con un show que marcó su inflexión en la capital, realizado en Bluzz Live junto a Buenos Muchachos y Bnegáo & los Seletores de Frequencia, en diciembre de 2012 (ver crónica), los NSN vienen como Matrix, recargados, para conectarnos sin límites ni vergüenzas su delirio, su viaje. Previo a esa terapia que representan sus conciertos, hay que saber más de esta banda y su danza trance, para eso compartimos entrevista en estas líneas…

¿Cómo surge la banda?

Sebastián: Venimos juntos tocando de toda la vida. Nos conocemos todos desde la escuela, jugamos al basquetbol y al baby fútbol. Típico de ciudad chica, nos conocíamos todos. Llegamos al liceo y empezamos a tocar. Empezamos a tocar a los 15 años, como bobeando, sacando canciones.

Kobe: Ahora tenemos 27, 28 años, y el Corvina, que es la sangre nueva de la banda, que tiene 22, es de Santa Lucía, que está a 15, 16 km de Canelones. Un pueblo hermano, donde siempre tocamos y se pone buenísimo.

Nosotros antes éramos cinco. Se fue el violero, armó otra banda; después se fue Nacho, el bajista, que se dedicó al contrabajo, a la música clásica, y entró el Corvina. Pero antes de que se fuera Nacho ya habíamos empezado. Hicimos un EP (homónimo) sentados en la casa de Bruno, que más o menos programaba y tenía algunas maquetas. Teníamos violas y teníamos letras de parte mía y de parte de él.

Sebastián: Yo creo que ahí fue la partida inicial, en 2006. O sea, en 2006 nosotros ya nos llamábamos NO SOMOS NADIE, pero veníamos haciendo covers e investigando un poco lo que nos pasaba dentro de nosotros mismos. ¿Viste esa evolución que vas teniendo desde los 15 años? Que pasas la adolescencia y te convertís en seudo-adulto, eternamente, hasta hoy (risas)

Influencias

Sebastián: Veníamos escuchando Guns and Roses, Led Zeppelin, Black Sabath, como más hard rock, The Cult, AC DC…

Kobe: Después vino lo de Nirvana, Pearl Jam, Los Redondos, yo que sé, de todo. Nos gusta de todo. Rock argentino nos gusta mucho también.

Sebastián: Éramos más evolucionados en lo que escuchábamos que en lo que tocábamos (Risas). Hasta ese período que fue el de 2006 que fue como que salieron un montón de canciones que vimos y dijimos: va por ese lado!

Kobe: Claro! Como que lo otro lo tomamos también como una enseñanza y evolución, porque empezamos a tocar sin saber nada, actuando entre nosotros, y salió NO SOMOS NADIE. Viajes nuestros. Y amistad de toda la vida.

Sebastián: Y mismo eso, lo rescatable del pueblo que tiene eso de ensayos eternos. Nos juntábamos a las tres de la tarde y terminábamos a las diez de la noche, re copados. Haciendo canciones nuevas. Investigando. Organizando fechas. Y ta, te vas moviendo, movilizando. Por suerte, hoy por hoy, estamos acá, en esta sala (el lugar donde se realizó la entrevista, lugar donde conviven artísticamente) volvimos a eso, porque el batero se mudó para acá, a Montevideo. Porque habíamos estado mucho tiempo en salas de ensayo ensayando dos horas, y la parte creativa como que se pierde un poco en ese tiempo. Y la necesitábamos. Necesitábamos más de eso de estar más tiempo juntos...

Kobe: En un lugar donde no tengas que estar atado al tiempo. Entonces conseguimos este lugar que está increíble.

Sebastián: Gracias a los Nenes, unos metaleros viejos, divinos, que en un toque de Rey Toro en Las Piedras, que tocamos de teloneros de ellos, nos dijeron: “bo, tengo un sótano en casa, se tienen que dar una vuelta, que está buenísimo como para que arranquen a ensayar”. Y ta, arreglamos un precio y nos convenía muchísimo más. Además estamos cerca de la terminal (de Río Branco) como para irnos a Canelones. Y nos da la comodidad de tener cada uno una llave y volver a esas raíces que estaban divinas. Volver a tocar tranquilos. Podemos parar de tocar, leer el tema, leer la canción, ver como venimos surfeando arriba del tema. Está bueno eso.

Y se fueron rumbeando para este estilo…

Kobe: Fue saliendo. Nosotros no nos encasillamos. Escuchamos de todo. Todo tipo de música, re abiertos. Pero ta, tenemos un perfil que es este que te decíamos, el que encontramos en el 2007 y que vimos que era por ahí.

Sebastián: Creo que empezamos a escuchar mismo el grunge, que se dice que fue como una palabra inventada para decir y juntar un montón de cosas que estaban pasando en los noventa. Bueno, nosotros lo tomamos así, como que nosotros somos así. Vamos a una comida y escuchamos a Las Pelotas, Pearl Jam, Sound Garden, escuchamos un montón de música, y a la vez, cada uno de nosotros le gusta más música. Por ejemplo, a mí me gusta Aterciopelados. Te pones a analizar y no tiene nada que ver. Pero si te da muchísimo en lo letrístico y como armar canciones. Nos mueven las cosas que nos llegan. Como lo que somos nosotros en vivo, que intentamos sacar todo lo que tenemos adentro. Bueno, eso mismo intentamos hacer con la música. La banda que nos parte la cabeza, la banda que nos mueve el piso, nos gusta. Sea cual sea. No importa.

Actitud

¿No participaron en concursos y certámenes de música y bandas?

Sebastián: No. Porque se empezó a tejer una madeja que no...

¿Con respecto a qué?

Sebastián: Con respecto a todo el circuito. Bandas que estaban un poco inmaduras, pero que estaban geniales, por ejemplo LAPSO, VINILO, bandones, pero como que el rock entró más como un producto que nosotros no quisimos entrar.

Kobe: Porque para mí es mucho más lindo juntarse, tocar con un montón de gente en un lugar que está bueno, que se sepa que la noche se pone buena, que la gente sepa que se puede hacer lo que quiera, como pasa en La Vaska, donde tocamos, y la gente va y se descarga. Tocas en el piso, de tierra, y la gente al lado tuyo pateándote los pedales, arriba tuyo. Nos pinta mucho más eso, y no ir a un show frío, que la gente va ahí analizándote, dándote un puntaje...primero que te escuche y viaje...(risas)

¿A nivel de producción entonces como vienen?

Kobe: Tenemos dos EP, el primero, "No Somos Nadie", y el segundo “Historia de un mutante de estos tiempos” que tiene seis temas.

Sebastián: Ahí fue el momento que tuvimos un paráte. Y empezamos a componer. Fueron los primeros seis temas que compusimos y decidimos grabarlo, en el año 2007. Yo era alumno de Diego Varela, el guitarrista de GUATUSI. Y le pasamos dos temas que teníamos grabados, “Jardín de tinta” y “Ves lo que no ves”. Se lo pasamos y quedó re copado, nos dijo “che, vamos a grabar todo lo que tengan!”, y nos invitaron a tocar en El Bacilón. Y ahí se empezó a generar una cosa con ellos. Nos consiguió con el tano, Giam Paolo Giaimo, que nos terminó grabando todo.

Y ahí también conocimos a Daniel Andino (de Bizarro Records), que nos quiso dar una mano, pero nos vimos inmaduros todavía. O sea, en un montón de cosas que el nos planteaba, que si explotaba en ese momento, no íbamos a hacer nada. Preferimos seguir con un camino más tranquilos. A nuestro ritmo.

¿Y el disco ya lo tienen terminado me dijeron?

Kobe: EL disco ya está pronto, Danza Trance. Está en imprenta. Seba tenía un montón de maquetas y letras, se empezaron a juntar en el estudio del Tano, empezaron a jugar, y fueron saliendo los temas. Se grabó y después nos llevó un tiempo el proceso de juntar la plata: salir a tocar-juntar la plata-ir a la edición- salir a tocar...y bueno, ahora ya está en la imprenta. Si se puede, lo llevamos para el toque. Nosotros generalmente llevamos el disco y lo ponemos a vender. Y después en Internet. No ahora, después de difundirlo un poco lo vamos a colgar.

Bruno: La idea igual es que el disco lo pueda tener quien quiera y no quien pueda. Y la venta del disco que sea para los amantes del formato disco. Es por ese camino. Porque la realidad es que para el costo que tiene hacer un disco, la retribución de venderlo es una enésima parte, es lo mínimo. Es solo para recuperar algo de la impresión.

¿Qué proyecciones y expectativos tienen en adelante?

Kobe: Ahora estamos copados y con ganas de tocar el disco, porque en los recitales tocabamos algunos temas pero no lo tocábamos todo entero. Entonces pensamos tocar el disco todo el año, y a fin de año ya pensar en el otro disco.

¿Recién sacan el disco y ya empiezan el proceso de sacar el otro?

Kobe: Hay ya algunas maquetas.

Sebastián: Siempre tenes que ir tirando más para adelante porque sino te quedas...

Corvina: También pasa que el disco (que va a salir) ya tiene un proceso de dos años

Toques

Sebastián: Tenemos alguna fecha programada.

Bruno: Tenemos en junio dos fechas. Una es con La Triple Nelson en Bluzz Live. La otra en La Vasca, que es como el templo del rock de Canelones.

Kobe: Todas las bandas under que hay por allá, que hay muuuchas y muuy buenas bandas, en Canelones y Santa Lucía, tremendas bandas, tocan ahí. Por eso lo de danza trance. Y la energía se respira, se siente. Ahí tocamos dos o tres veces al año. Tienen que ir a La Vaska.

Y así como a esa meca canaria, también hay que ir a Bluzz, que el próximo viernes, NO SOMOS NADIE junto a los BUENOS MUCHACHOS, mutan el sentido de las agujas del reloj a pura adrenalina y rock and roll. Imperdible!

Face:      https://www.facebook.com/nosomosnadie?fref=ts
Youtube: https://www.youtube.com/results?search_query=no+somos+nadie+de+uruguay

 

Entrevista: Marcelo Reyes
Fotos:       Juani Muchacho