Entrevista a Santiago Tavella

Uruguay tuvo a la cultura en general, muy dejada a la mano de Dios, y en un país tan ateo como Uruguay eso es grave, porque está en las manos de “nadie”

 

Reconocido integrante de la banda uruguaya CUARTETO DE NOS, Santiago Tavella es músico, artista visual, curador y escritor, formado en la Facultad de Arquitectura. Estudió composición musical con Luis Trochón y Coriún Aharonián; con Nelly Pacheco canto; y con Daniel Argente y Brian Mackern técnicas digitales. 

Desde los años noventa viene presentando sus obras en Montevideo, Buenos Aires, Mar del Plata, Santiago de Chile, San Pablo, Zaragoza, La Habana y New York, comenzando con “Planos plegables de la ciudad de Tajo (1990), en la Galería del Notariado; hasta "otros planos" recientemente expuestos en el Museo Nacional de Artes Visuales, a fines del año pasado, con “Vivir el plano”. En ésta, el artista sintetiza un trabajo de dos años de investigación “en torno a su relación con la arquitectura moderna, insertándola en una suerte de “hipervolumen” sincrético entre las certezas de la era moderna y la polifonía híbrida, fragmentada y desenraizada de la era de la publicidad y los medios de comunicación masiva actual”, describe su curadora Verónica Cordeiro, donde “construye una investigación estética que dialoga con la línea, la forma, el color, el documento histórico y viajes en el tiempo: entre su propia historia y subjetividad y la historia oficial de la arquitectura moderna”.

Por otro lado, Tavella dirigió el Centro Municipal de Exposiciones Subte, desde el año 2007 al 2011, al cual ya dedicaba su trabajo de curaduría desde el año 1998.
En el año 2004 entra oficialmente al género literario con su libro “Yo a este lo ablando hablando”, reeditado en 2009.

Pactada la entrevista en una mañana estival de este reciente enero, el polifacético artista abrió su estudio a Qué es el arte?, y entre guitarras, libros, cuadros, y bocetos perfectamente diseminados en un cálido collage ambiental, hablamos pues, del arte, y le preguntamos:

 
¿Qué es el arte?

Siempre lo viví de una manera muy fusionada a lo musical. Como que yo empecé a ser estudiante de pintura, y medio naturalmente, “ah, pero yo quiero hacer música”, y a lo largo de mi vida lo fui llevando por carriles paralelos que se iban juntando. Cada vez los tengo más juntos, por decirlo de alguna forma, pero siempre formaron parte de una misma cosa, de una misma personalidad, que quería decir determinadas cosas. Y lo veo como una cuestión que tiene su coherencia.

¿Cómo lo viviste y qué sentido ha tenido en este tiempo el arte en vos y en la cultura en general?

Mirá, Uruguay es un país que tiene, y que ha tenido a la cultura en general, muy dejada a la mano de Dios, y en un país tan ateo como Uruguay eso es grave (risas), porque está en las manos de “nadie” (risas). Y ahora, en los últimos años, ha habido a nivel nacional un crecimiento importante de la inversión en cultura, a nivel del Estado y a nivel nacional, no a nivel de Montevideo ni nada de eso. A nivel nacional hay como un trabajo, pero que le falta tiempo. Es un trabajo que recién se está empezando. Se está trabajando en eso. Pero yo me acuerdo, por ejemplo, que muchas instituciones vinculadas a la cultura en general, dentro de lo que es el Estado uruguayo, siempre tenían una cuestión de una financiación mínima, realmente de una cosa de poca inversión, que eso se está revirtiendo ahora, pero vos ves que aún sigue. Y yo lo he notado a nivel nacional, pero a nivel de las intendencias –de todo el país- en el interior, hay muy poco, poquísimo. Y no ha habido en Montevideo mucho crecimiento de la inversión,  de las intendencias –en general-, en la cultura. No ha habido crecimiento. Lo que gastan es lo mismo, y no hay como una política. Porque si no tenes como “una nueva plata” para invertir, la sacas de algún lado, por más que hables y bla bla bla, eso no es ninguna política.

Si, son los hechos en sí…

Claro! Porque yo  me doy cuenta por ejemplo, cuando contratan bandas tipo nosotros y cosas así, que es como “excepcional”, digamos, excepcional, no creo que sea una buena política contratar una banda como nosotros, es algo, pero vos decís, ¿hay un trabajo sostenido de inversión, con muchos artistas, a nivel sistemático? No, no lo hay. A nivel nacional hay un poquito más.

¿Hay mucho campo no? hay mucho por hacer, eso es lo bueno…

Sí, eso es lo bueno, y es una cosa que le pasa a mucha gente que viene acá de Europa y otros destinos, que se vienen acá encantados, pero te dicen “acá hay cosas para hacer”. Porque en otros países está todo como muy hecho, y los países están muy ocupados, de alguna forma, entonces a mucha gente le parece que hay mucho para hacer.

¿Y para vos, que genera el arte en la vida, qué significado?

Yo creo que,  aún ese arte que es muy complicado y que alguna gente no entiende, que bueno, yo que sé, yo no entiendo cómo trabaja un físico nuclear, ¿no?, o un bio-químico o algo por el estilo, no lo entiendo, pero los artistas tenemos la maldición que la gente te dice “no entiendo”. Y bueno, sí, hay cosas que de repente no se entienden. Hay cosas que me parece no tienen por qué entenderse. Y también a veces pasa que hay producciones que son para determinado público. Pero aún esas producciones que uno podría decir “elitistas”, que “es para unos pocos”, cumplen un papel de ir moviendo el piso.

Totalmente, de despertador…

Claro. Y todo eso va moviendo, y muchas veces son cosas que comienzan en círculos muy chiquititos, entonces por eso a mí me parece que es muy importante esa función dinamizadora de lo artístico. Y yo veo que los países más desarrollados en general, tienen una inversión muy alta en cultura. Y la cultura les retribuye económicamente mucho, por eso mismo. En Uruguay es una situación diferente, estamos en una muy buena situación económica, y por suerte, estamos orientándonos a que haya una política –al respecto-, pero yo creo que en la medida que se invierta más, se va ir viendo que eso trae. Pero aparte, eso es lo que coloca más a Uruguay en el imaginario de los demás. Porque vos tenés un buen churrasco en París, ¿no?, tal vez, no tiene ningún rasgo distintivo que diga que “es carne uruguaya”, por ejemplo, y si le ponen una banderita de Uruguay, bueno, capaz que te dicen “que merde est cette petite viande, de quel pays, Uruguay? Je ne le connais pas”, ¿no? pero, si vos tenés al Uruguay metido en el imaginario de la gente a través de sus artistas, en general, artistas visuales, artistas de rock…

Si si, el fútbol fue una muestra ¿no? de colocar a nuestro país en el mundo…

Sí, si, si, pero yo creo que el fútbol es como algo circunstancial, en cambio la cuestión artística es más a largo plazo, y te coloca de una manera mucho más duradera. Entonces bueno, me parece que es eso.

Pero, ¿qué es el arte?, en el fondo, no sé. (risas). Todo esto fue un preámbulo para decirte, bueno, estoy muy metido en el asunto como para saberlo (risas).

Y perspectivas para el arte, ¿cómo la ves?

Y bueno, en la medida que siga habiendo una inversión, que se siga trabajando en serio, que se siga generando posibilidades de trabajar en serio, eso es muy importante. Igual falta. Porque yo veo muchos trabajos que se hacen de una manera un poco superficial, y cuando uno lo dice, te dicen, “sí, pero yo no puedo dedicarle tantas horas a algo por lo que me van a pagar relativamente poco, o no sé si me van a pagar”. Entonces, como que veo que estamos en camino, pero, falta. Falta. Me parece que falta profundidad en los trabajos, y te lo digo como una cosa muy general, de lo que hay que apuntar por parte de los curadores, por parte de los artistas, de todos. Y uno siempre piensa en el Estado, como en algo que puede facilitar eso, pero en la medida que todo eso crezca, yo  creo que también a nivel de mercado eso va a crecer, porque son cosas que van de la mano. Es decir, uno piensa en la música uruguaya en los noventa y en los ochenta, a nivel de mercados y cosas así, y la verdad que uno decía, no, pero acá todo es muy chico, pero hubo varias iniciativas que han tenido salida, que han sido, además de artísticamente buenos, funcionado económicamente, entonces, yo creo que es una cosa que se daría naturalmente.

 

Entrevista: Marcelo Reyes
Fotos: Juani Muchacho